La llegada de un miembro peludo a la familia es una de las mejores experiencias que nos pueden pasar, nos llena de emoción y una tremenda alegría. Pero antes de darle la bienvenida hay ciertas cosas que debemos tomar en cuenta para que nuestra convivencia con él sea armoniosa y tu nuevo pequeño se adapte a las reglas de la casa.

Lo primero a considerar es el lugar donde dormirá, debe ser un sitio protegido de la lluvia, viento y sol, además de estar ventilado y limpio.

Disponer de tiempo todos los días para ejercitarlo, educarlo y darle el cariño que necesita, así como tener localizado a un veterinario que se encargará de aplicarle las vacunas necesarias y demás cuidados.

Es importante saber que su alimentación debe ser de acuerdo a la edad de tu perro, de preferencia croquetas ya que contienen los nutrientes que necesita para tener salud y vitalidad.

 Es importante que tengas en cuenta que jamás deberás darle a tu perro huesos de pollo, ya que al astillarse representa un peligro para sus intestinos. Tampoco debes darle golosinas entre comidas y por nada del mundo debes darle chocolate o lácteos.

 Ahora que sabes los cuidados básicos, estás listo prepárate para vivir una de las experiencias más increíbles de la vida: tener un perro.